Traducir

domingo, 16 de julio de 2017

Cuidado con el demonio del gradualismo: R.P. HEWKO



Sermón P. Hewko Junio 28 2017

   Déjenme advertirles sobre una de las más grandes tácticas del demonio:  El gradualismo, esto es caer poco a poco, convertirse negligentes con respecto a los pecados veniales, lo pronto que lleva a cometerlos.

    Pero el demonio no quiere detenerse ahí, quiere que las almas entren en el hábito de cometer pecados mortales; de tal manera que se sientan atrincherados, atrapados, que no pueden salir de ellos. Así el ataque final del demonio es la desesperación y el desánimo: “soy tan malo como para la misericordia de Dios” “soy tan malo que no puede perdonarme porque he hecho mucho”. Y el diablo se mofa de ellos y esto es lo que Santo Tomás de Aquino dice que es el pecado de blasfemia contra el Espíritu Santo que no puede ser perdonado, ¿qué es? Se llama desesperación, porque el alma dice a Dios “soy un pecador demasiado grande para tu misericordia”. Nuestro Señor echa el salvavidas a la persona, al alma que se está ahogando, ¡y ahí está! ¡Judas lo tenía, lo único que tenía que hacer era tomarlo! Pero él decía: “soy tan malo, no valgo la pena ser salvado” y aun así, Nuestro Señor hace todo por salvarnos, porque todas las almas valen la pena ser salvadas porque fueron compradas a precio de sangre de Nuestro Señor Jesucristo, un precio infinito.

   Así que, cuidado con el demonio del gradualismo, de comprometerse lentamente, ir a las cosas del mundo, ocasiones de pecar… Es por eso que las Sagradas Escrituras dicen que debemos cortar desde la raíz, usar violencia para cortar esas ocasiones de pecar. Es por eso que Nuestro Señor dice: “Mejor sacarse un ojo o cortarse la mano si éste es motivo de escándalo”; que significa quitar las ocasiones de pecar, hacerlo ahora que tenemos tiempo para poder salvar nuestra alma y cuerpo.

Por eso, el gradualismo es la lenta erosión que el demonio hace en nosotros, y es por eso que diariamente debemos de rezar y pedir gracia, rezar el Rosario, estar junto a la Virgen María, ella es la Madre de Misericordia y ternura, fuerte, que aplasta al demonio. Vayamos al Sagrado Corazón, en el Sacrificio de la Misa, hagan su Comunión como si fuera la primera: como niños, si el alma está en estado de gracia es como la de un niño, aunque el cuerpo tenga 90 años. La gracia del Espíritu Santo trae juventud al corazón. Pidamos a la Virgen María hacer la comunión inflamados en el amor de Dios y siempre pelear para llegar al Cielo.

Oh María sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a Vos.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.