Traducir

jueves, 16 de noviembre de 2017

MONEDA CON QUE SE COMPRA EL PARAISO



El Señor se apareció un día a Santa Gertrudis, contando monedas de oro. Ella se atrevió a preguntarle qué estaba contando. "Cuento -le respondió Jesucristo- tus Avemarías: ¡son la moneda con que se compra el paraíso!"

miércoles, 15 de noviembre de 2017

UNA IMAGEN DICE MÁS QUE MIL PALABRAS



¿Qué nos prohíbe el primer mandamiento? - El primer mandamiento nos prohíbe la idolatría, la superstición, el sacrilegio, la herejía y cualquier otro pecado contra la religión.

359.- ¿Qué es idolatría? - Llámase idolatría dar a una criatura cualquiera, por ejemplo a una estatua, a una imagen, a un hombre, el culto supremo de adoración debido sólo a Dios.

360.- ¿Cómo se halla expresada esta prohibición en la Sagrada Escritura? - En la Sagrada Escritura se halla expresada esta prohibición con las palabras: No harás para ti escultura ni figura alguna de los que está arriba en el cielo o abajo en la tierra. Y no adorarás tales cosas ni les darás culto.             

martes, 14 de noviembre de 2017

SEGUIR LAS TESIS SEDEVACANTES ES UN ERROR: MONS. LEFEBVRE



Ndb: La prédica relacionada con la Sede vacante no es una prédica enseñada ni sostenida por Mons Lefebvre. Hay sedevacantistas que dicen ser de la resistencia y que son fieles seguidores de la obra Mons Lefebvre; bajo apariencia de resistencia legítima al liberalismo de la nueva FSSPX arrastraron al sedevacantismo a muchos fieles que de buena fe los seguían. Igualito que la nueva FSSPX sólamente usan el nombre y fama de santidad de mons Lefebvre, pero enseñan cosas contrarias a lo que el Arzobispo y la verdadera FSSPX enseñaba. El sedevacantismo es un error y es una forma simplista de "arreglar" o comprender el problema del liberalismo y apostasía de nuestro tiempo. Al suprimir las oraciones del canon de la misa por el papa, ¿cómo se va a convertir? Gracias a su soberbia teológica han agravado el problema. Los modernistas se ríen de estas conclusiones falsas de sus "adversarios".

LE DESTRONARON: Mons. Lefebvre
CAPITULO XXXI (Extractos)

Os preguntareis quizás ¿cómo es posible que haya triunfado el liberalismo a través de los papas Juan XXIII y Pablo VI y mediante el Concilio Vaticano II? Las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella. (Mateo 16,18) Creo que no hay contradicción. Efectivamente en la medida que esos Papas y el Concilio han descuidado de usar de la infalibilidad y utilizar ese carisma que les es asegurado por el Espíritu Santo, siempre y cuando lo quieran usar, han podido cometer  errores doctrinales o con mayor razón dejar penetrar al enemigo en la Iglesia gracias a su negligencia o complicidad. ¿En qué grado fueron cómplices? ¿De qué faltas fueron culpables? ¿En qué medida su función misma queda cuestionada?

Es evidente que un día la Iglesia juzgará ese concilio, juzgará esos papas, es necesario. Y en especial ¿cómo será juzgado el papa Pablo VI? Algunos afirman que fue hereje, cismático y apóstata; otros creen poder demostrar que Pablo VI no podía tener en vista el bien de la Iglesia y que en consecuencia no fue papa: es la tesis Sede vacante. No niego que esas opiniones tengan algunos argumentos a su favor. Quizás en treinta años se descubrirán cosas que estaban ocultas o se verán mejor elementos que deberían haber sido evidentes para los contemporáneos, afirmaciones de este papa contrarias a la tradición de la Iglesia etc... No creo sin embargo que sea necesario recurrir a esas explicaciones; pienso incluso que es un error seguir esas hipótesis.



Diciembre 1988 (Conferencia a los seminaristas de Flavigny, publicada por Fideliter N°- 68). 


'Afortunadamente la Fraternidad no está sola. Con los dominicos, las dominicas, los capuchinos, etc., ella continúa la Iglesia. No decimos, como pretenden hacernos decir, que no hay más que la Fraternidad. Estamos con todos aquellos que quieren continuar la Iglesia Católica conforme a lo que los Papas han enseñado siempre durante veinte siglos hasta el Vaticano 11. La Fraternidad no es un partido, ni una secta aferrada a un folklore. No se trata de esto. La situación es mucho más grave. No es solamente la liturgia lo que queremos defender. Los problemas de fe son todavía más importantes. Podríamos haber adoptado muchas actitudes, y especialmente aquella de una oposición radical: el Papa admite ideas liberales y modernistas, luego él es herético, por lo tanto no es más Papa. Es el sedevacantismo. Se terminó, no se considera más a Roma. Los cardenales elegidos por el Papa no son cardenales; todas la decisiones tomadas son nulas.
Personalmente siempre he pensado que se trataba de una lógica demasiado simple. La realidad no es tan simple. No se puede tachar a alguien de ser hereje formal tan fácilmente. Es por este motivo que me pareció que debía permanecer en esta posición, y conservar un contacto con Roma, pensar que en Roma había un sucesor de Pedro. Un mal sucesor, ciertamente, y al cual no hay que seguir porque tienen ideas liberales y modernistas. Pero está allí, y en la medida en que pudiese convertirse tenemos el derecho de oponernos públicamente a las autoridades cuando proclaman y profesan dichos errores".



No puedo admitir que se rechace rezar por el Papa, porque significaría que no hay Papa y sería entrar en una vía que haría un daño considerable a los fieles. No puedo permitir que la Fraternidad entre en una vía que desoriente completamente a los fieles.
Quise escribir este artículo para que todos sepan, incluso los fieles, cuál es la posición de la Fraternidad. Que los fieles sepan que si alguno de nuestros sacerdotes predica que no hay Papa, no predica en conformidad con lo que piensa la Fraternidad. Espero que este artículo haga que cada uno entre en la línea que creo en conciencia, delante de Dios, debo seguir. Creo necesario hacer estas precisiones para permanecer dentro del espíritu de la Iglesia".










sábado, 11 de noviembre de 2017

LAS CINCO PROMESAS HECHAS A SAN BENITO



                                               Las 5 promesas hechas a San Benito

San Benito recibió este mensaje de Dios Todopoderoso, que amaba a los monjes, a San Benito, Bendito por Dios, como su nombre lo dice.

1.       Esta orden continuará existiendo hasta el fin de los tiempos.

2.       La Orden de San Benito, en la batalla final, ofrecerá grandes servicios a la Santa Madre Iglesia y confirmará a muchos en la fe. Y dará muchos confesores y mártires a la Iglesia.

3.       Nadie morirá en la Orden, cuya salvación no sea asegurada. Si el monje empieza a vivir una mala vida y no se corrige; caerá en desgracia, será expulsado de la Orden o la dejará por su propia voluntad. Aquellos que vivan en la Orden tendrán asegurada su salvación.

4.       Cualquiera que persiga la Orden de San Benito y no se arrepienta, verá sus días acortados y morirá una muerte horrible.


5.       Todos los que amen la Orden de San Benito tendrán una muerte feliz.